91 737 15 16 info@aenoa.com

SITUACIÓN DEL SECTOR

El transporte de mercancías por carretera ha experimentado un notable ascenso en los últimos cuatro años, por ejemplo 2017 terminó con un aumento del 10% con respecto al año anterior. Este tipo de transporte sigue siendo el dominante con un 94% de las mercancías y un 2.9 del PIB español.

Destaca el transporte de materiales de construcción que tuvo un incremento del 15% en 2017, seguido del transporte de maquinaria y productos manufacturados con un 8% de aumento. El transporte internacional también sigue una evolución favorable incrementándose en un 6%.

Esta situación sitúa al sector en los niveles que habían antes de la crisis de la pasada década. La tendencia de crecimiento en el volumen registrado por el sector se debe principalmente a la recuperación económica española y el aumento constante de las exportaciones.

Pero paradójicamente, aunque la demanda ha crecido mucho, la competencia ha provocado el cierre de muchas pequeñas empresas de transporte en los últimos años. De hecho las cinco mayores empresas del sector concentran el 13% de la cuota de mercado. Por otra parte, el aumento de los precios del combustible en 2017 y 2018 ha presionado a la baja en los márgenes de beneficios del sector.

Por Comunidades Autónomas en el transporte de mercancías por carretera destacan Cataluña y Andalucía que acumulan entre ambas el 51% de las toneladas transportadas según la Encuesta Permanente del Transporte.

En cuanto a la creación de empleo, el transporte y almacenamiento son dos importantes motores del mercado de trabajo, destacando el transporte terrestre.

RETOS Y PERPECTIVAS

Se prevé una concentración de la oferta en el sector debido a la gran competencia, creándose grandes grupos de empresas de transporte. No obstante las perspectivas de trabajo en este sector siguen siendo favorables. Según un informe de Transport Intelligence el transporte por carretera en Europa crecerá a un ritmo anual del 3% hasta 2020.

Un dato importante es la actual falta de conductores en Europa, por lo que está previsto que este déficit cree puestos de trabajo en los próximos años. Para ello la profesión debe hacerse más atractiva mejorando las condiciones laborales y aumentando los salarios, cosa que puede tardar todavía unos años.

La alta competitividad de las empresas hará que las nuevas tecnologías sean cada vez más importantes en el sector. En este sentido las empresas españolas tienen actualmente un fuerte déficit. Es necesario incorporar dispositivos telemáticos y apps que ayuden a optimizar el trabajo de los gestores de flotas y de los camioneros.

Un reto de futuro es la “conducción autónoma” y los vehículos inteligentes que cada día están más cerca, aunque según los expertos la tecnología no eliminarán a los conductores de camiones sino que facilitará su trabajo.

En cuanto al problema de los costes una solución sería renovar la flota y realizar un mantenimiento responsable.

Por último un reto del sector es solucionar el problema de la circulación en las ciudades lo cual hace demorar la entrega final al cliente.

LA FORMANCIÓN EN EL SECTOR

La formación en los empleados del sector transporte es vital para que las empresas puedan funcionar y además ser productivas. Por ello existe un mercado de formación importante en este sector para impartir cursos de actualización donde se desarrolle la normativa vigente, la evaluación de riesgos, las medidas de control y prevención de los vehículos, etc.

Para empezar cualquier empresa dedicada al transporte necesita una persona con el titulo de Competencia Profesional para el Transporte (Título de transportista), una acreditación del Ministerio de Transporte que no necesita renovación y que implica superar unas pruebas convocadas por las C.C.A.A., para lo cual muchos centros de formación están homologados para ello ofreciendo cursos de preparación.

Además los profesionales de la conducción de transportes necesitan obligatoriamente el conocido “curso CAP” (Certificado de Aptitud Profesional) con validez en todo el territorio de la Unión Europea, que sirve para acreditar que un conductor ha superado los cursos y exámenes exigidos para la obtención de la cualificación inicial como conductor profesional.

Esta acreditación no es permanente puesto que la normativa incorpora nuevos temas relacionados con la seguridad vial, sino que tiene una duración máxima de 5 años por lo que los conductores profesionales deben renovarlo periódicamente. Por tanto existen cursos CAP iniciales y cursos de renovación o formación continua.

Estos cursos de pocas horas los imparten los centros de formación que previamente deben estar homologados para ello. Por supuesto también son bonificables para las empresas.

Por otro lado está el conocido cursos ADR, que capacita para el transporte de mercancías peligrosas. Es una acreditación también obligatoria para los profesionales conductores de dichas mercancías. Su finalidad es reducir al máximo los riesgos del transporte. Además, este curso también capacitará para cargar, descargar y realizar expediciones a estas mercancías peligrosas.

Existen varios tipos de cursos ADR: básico, camiones cisternas, materiales inflamables, etc. Además deben repetirse cada cinco años.

Por otra parte los centros de formación además pueden impartir otra formación para los profesionales del sector transporte, como son:

  • Preparación para la obtención del carnet de camión (Permiso C), carnet de tráiler (Permiso C+E), carnet de autobús (Permiso D), etc.
  • Cursos de Logística y Transporte.
  • Función logística y optimización de costes.
  • Inspección y régimen sancionador en el transporte por carretera.
  • Internacionalización de pymes: gestión del transporte y aduanas.
  • Organización del almacén.
  • Política y gestión informatizada de stock.
  • Prevención de accidentes en la conducción.
  • Recuperación de puntos del carnet.

Pin It en Pinterest