91 737 15 16 info@aenoa.com

SITUACIÓN, PERPECTIVAS Y RETOS

Después de atravesar una dura crisis, la cual hizo cerrar muchas empresas, el sector de la Seguridad Privada lleva un par de años animándose y las inversiones se están incrementando. Los vigilantes de seguridad han aumentado considerablemente, no obstante España está lejos de la media de la Unión Europea lo que apunta a que estamos ante el inicio de un crecimiento que se mantendrá constante.

Con los datos finales de 2017, los principales datos estadísticos que ilustran la situación del sector son:

  • Una facturación de 2.538 millones de euros, lo que supone un incremento del 3.5% en términos interanuales, según los datos de IFMA España.
  • El número de empresas asciende a 1.564 en el país, de las que 1.340 han sido habilitadas por el Ministerio del Interior, 199 por la Generalitat de Catalunya y 25 por el Gobierno Vasco.
  • Igualmente, el número de vigilantes de seguridad aumentó el año pasado superando la cifra de 82.000 vigilantes homologados en activo.
  • Es importante destacar que el empleo de Vigilante de Seguridad tiene una temporalidad en torno al 20%, siendo el 80% de los contratos de categoría indefinida.

Las previsiones de crecimiento para el cierre del presente año se cifran en un 4% debido a la recuperación de la demanda. Además la edad media de los trabajadores se sitúa en torno a los 44 años, la cual es demasiado elevada para esta actividad, lo que influirá también en la entrada de nuevos empleados en el sector.

Entre los retos que debe superar el servicio de seguridad privada están:

  • Elevada atomización de las empresas: según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) el 83,7% de las empresas tienen menos de 50 trabajadores.
  • La competencia desleal
  • Los bajos precios de licitación
  • La inseguridad jurídica
  • Los problemas de regulación.

Sin embargo se espera superarlos con las siguientes medidas:

  • El nuevo Convenio Colectivo Estatal de las Empresas de Seguridad el cual mejora considerablemente los salarios en el sector de la seguridad privada, específicamente con los vigilantes de seguridad.
  • La nueva Ley de Contratos del Sector Público.
  • El Acuerdo alcanzado entre Gobierno, Patronal y Sindicatos relativo a la contratación de servicios de seguridad privada en las infraestructuras de transporte de competencia estatal.
  • La aprobación de un nuevo Reglamento de Seguridad Privada, con el que se conseguirá mejorar la prestación de los servicios, y se dará respuesta a las necesidades de los ciudadanos en este ámbito.

Con todo ello se pretende mejorar el sector de la seguridad privada y adaptarlo a los nuevos tiempos a través de la regulación, control, aporte de herramientas y coordinación de a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

FORMACIÓN NECESARIA PARA EL SECTOR

Para poder desarrollar la profesión de vigilante de seguridad hay que disponer de la llamada “tarjeta TIP” (Tarjeta de Identificación Profesional), y para ello hay dos modalidades actualmente de conseguirla:

  1. Realizar y superar un examen oficial del Ministerio del Interior, para lo cual hay que realizar un curso de 180 horas específico en centros de estudios homologados para ello. En este caso hay que hacer un curso de 40 horas para renovar la TIP cada 10 años.
  2. Realizar alguno de los Certificados de Profesionalidad que acreditan para ejercer la profesión.

Para darle solución al problema de escasez formativa de los empleados, se crearon los Certificados de Profesionalidad en materia de Vigilancia y Seguridad Privada, gracias a los cuales el alumno puede obtener la acreditación de Vigilante de Seguridad sin necesidad de realizar el proceso selectivo de convocatoria única.

Estos Certificados de Profesionalidad son:

  1. Vigilancia, Seguridad privada y proteccion de personas: tres módulos, 330 horas.
  2. Vigilancia, Seguridad privada y proteccion de explosivos: tres módulos, 350 horas.

La realización de estos Certificados de Profesionalidad de nivel 2, supone una mejor preparación a todos los niveles. Las cerca de 300 horas presenciales, junto con un temario mucho más amplio, un examen por cada unidad formativa y módulo y las 40 horas de prácticas en empresas de seguridad, hacen de esta modalidad las más completa de las dos y la mejor de cara a obtener una preparación adecuada.

No obstante aunque sea más completa no tiene que ser la más adecuada para todos los alumnos, ya que aquellas personas con poco tiempo libre no se pueden permitir el lujo de realizar el Certificado de Profesionalidad y quizá se adapte mejor a los horarios más reducidos de los cursos de preparación para el examen.

De cualquier manera los centros de estudio privados pueden homologarse para impartir los dos tipos de formación.

Otros cursos y másters que se pueden ofertar relacionados con la seguridad privada pueden ser:

  • Técnico en Seguridad Privada en Museos
  • Curso Gestión de la seguridad en infraestructuras hoteleras
  • Técnico en Seguridad Privada en espacios confinados
  • Perito Judicial en Seguridad Privada.
  • Experto Auditor de Seguridad.
  • Director de Seguridad
  • Máster en contrainteligencia, Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista
  • Auditor de seguridad
  • Máster en Ciberseguridad
  • Etc.

Pin It en Pinterest