91 737 15 16 info@aenoa.com

Los productos fitosanitarios contribuyen a aumentar los rendimientos en la agricultura y ayudan a asegurar una buena calidad en los alimentos. Su uso puede tener efectos desfavorables en la producción vegetal y puede entrañar riesgos para los seres humanos, animales y el medio ambiente, por ello es necesaria una formación previa a su utilización.

Estos productos están regulados por Real Decreto 1311/2012 que establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios. Aunque el Ministerio de Agricultura tenga competencias a nivel nacional, en cada comunidad autónoma (CC.AA) existe normativa en esta materia para regular las Certificaciones necesarias para la manipulación de estos productos.

En la mayoría de CC.AA. existen diversos niveles de formación y capacitación:

     Aplicador/manipulador de plaguicidas de uso fitosanitario y ganadero (nivel básico).
     Aplicador/manipulador de plaguicidas de usos fitosanitario y ganadero (nivel cualificado).
     Fumigador.
     Piloto aplicador.

Por ello suele haber diversos carnés por niveles:

Carné de nivel básico: para personal auxiliar de tratamientos terrestres y aéreos, incluyendo los no agrícolas, agricultores que los realizan en la propia explotación sin emplear personal auxiliar y utilizando productos fitosanitarios que no sean ni generen gases tóxicos, muy tóxicos o mortales, y personal auxiliar de la distribución que manipule productos fitosanitarios.

Carné de nivel cualificado: para usuarios profesionales responsables de los tratamientos terrestres, incluidos los no agrícolas, agricultores que realizan tratamientos empleando personal auxiliar, personal que interviene directamente en la venta de productos fitosanitarios de uso profesional, capacitando para proporcionar la información adecuada sobre su uso, sus riesgos para la salud y el medio ambiente y las instrucciones para mitigar dichos riesgos.

Fumigador: personal aplicador de tratamientos con productos fitosanitarios que sean gases clasificados como tóxicos, muy tóxicos o mortales, o que generen gases de esta naturaleza.

Piloto aplicador: personal que realice tratamientos fitosanitarios desde aeronaves, sin perjuicio del cumplimiento de la normativa específica que regula la concesión de licencias en el ámbito de la navegación aérea.

En general las Entidades Formadoras deben cumplir en la mayoría de Comunidades:

– Instalaciones adecuadas: amplitud, luminosidad, acústica, control de temperatura, mobiliario y condiciones higiénicas.
– Recursos materiales y medios técnicos audiovisuales adecuados.
– Comprometerse a facilitar el acceso a la autoridad competente o a sus servicios técnicos, para la revisión de los cursos y su documentación, que deberá conservar y mantener a disposición de aquélla durante un periodo determinado de años.
– Personal: disponer de un Director o coordinador del curso, el cual necesita una titulación de ingeniero técnico, diplomado universitario, grado o título equivalente.
– Personal docente: que acredite poseer una determinada formación.

Las entidades que deseen iniciar la actividad de formación deben presentar una comunicación inicial de actividades. Junto al escrito de comunicación inicial, se presenta normalmente una memoria con los siguientes aspectos:

– Descripción de instalaciones.
– Descripción de recursos materiales y medios técnicos audiovisuales.
– Copia del título académico y currículum del director o coordinador del curso y docentes.
– Programa completo del curso especificando los contenidos, divididos en sesiones, fechas y profesor que las imparte.
– Copia del material a entregar.
– Previsión de cursos indicando las fechas y concretando, al menos, la fecha de la primera edición.
– Modelo de examen.

Pin It en Pinterest