Comunicación de los cursos de Formación de Demanda

Las empresas y las entidades organizadoras deberán comunicar el inicio y fin de las iniciativas programadas, debiendo asegurar el desarrollo satisfactorio de los cursos, así como la adecuación de la formación a las necesidades formativas de las empresas y sus trabajadores. Se comunicará la denominación y los contenidos básicos, la modalidad de impartición, el número previsto de trabajadores participantes y el de profesores y/o tutores en cada curso y la fecha, horario y lugar de realización, así como la razón social y el CIF de cada una de las empresas que tienen previsto participar en la formación.

Asimismo, antes de que la empresa se aplique la bonificación correspondiente se deberá comunicar la finalización de cada grupo formativo con información sobre la denominación de la acción formativa realizada, el listado de trabajadores participantes que han finalizado la formación, el número de horas lectivas y el coste total de la formación, con indicación del coste máximo bonificable.

Se deberá tener en cuenta la cofinanciación para empresas de más de 5 trabajadores, es decir la diferencia entre el coste total de la formación y la bonificación aplicada por la empresa. La comprobación de esta exigencia se realizará una vez finalizada la formación correspondiente a todo el ejercicio.

La cofinanciación privada

Según la normativa, las empresas participarán con sus propios recursos en la financiación de la formación de sus trabajadores según los porcentajes mínimos de cofinanciación, excepto las empresas de 1 a 5 trabajadores que resultan exentas de esta obligación:

a) De 6 a 9 trabajadores: 5%.

b) De 10 a 49 trabajadores: 10%.

c) De 50 a 249 trabajadores: 20%.

d) De 250 o más trabajadores: 40%.

Se considerarán incluidos en la cofinanciación privada los costes salariales de los trabajadores que reciben formación en la jornada laboral. A estos efectos, sólo podrán tenerse en cuenta las horas de dicha jornada en las que realmente los trabajadores participan en la formación.

Plan de Oferta Estatal para jóvenes

El secretario de Estado de Empleo, ante las críticas de los sindicatos a los planes de Oferta de Menores de 30 años, indicó que las empresas o entidades que se consideren afectados o que crea que se han dado anomalías, pueden presentar todas las alegaciones que estimen oportunas. Ya se ha abierto el plazo, por lo que cualquier afectado por la resolución puede presentar alegaciones ante la Fundación Tripartita, que es el instructor, no es el Gobierno, ni el Sepe.

El informe elaborado por CCOO y por UGT señala que de los 40 millones que contiene la convocatoria estatal de formación para jóvenes en el ejercicio actual, unos 22 millones se observan “subterfugios fraudulentos”. Según el informe de los sindicatos, 11 expedientes que requieren ayudas públicas por valor de 4,2 millones de euros corresponden a siete centros que solicitan cursos de formación para un alumno o tres profesores para un curso de 600 horas con un único participante. El resto de peticiones, más de medio centenar de diferentes centros y por valor de unos 18 millones, se refieren a cursos formativos para cinco alumnos o menos, proyectos con más docentes que participantes, alumnos con tres formadores o 149 tutores para una quincena de alumnos.

El crédito de Formación

El importe del crédito de formación continua de una empresa se calcula aplicando un porcentaje de bonificación que depende del tamaño de la empresa (número de empleados), y de la cuantía ingresada de cuota de formación profesional durante al año anterior.

El tamaño de la empresa lo establece la “Plantilla media del año anterior”, y para calcular esta plantilla media se suman todas las plantillas declaradas en los boletines de cotización a la seguridad social (TC1) correspondientes a todo el ejercicio anterior y dividir el resultado entre el número de meses declarados.

Este número aparece en la aplicación telemática de la Fundación Tripartita (Fundación Estatal) en cuanto sean facilitados por la Tesorería General de la Seguridad Social. Igualmente, en esta aplicación aparecen los datos de cuota de formación profesional correspondientes al ejercicio anterior.

Asimismo, podrán beneficiarse de un crédito de formación las empresas que durante el año abran nuevos centros de trabajo, así como las empresas de nueva creación cuando incorporen a su plantilla nuevos trabajadores.

En estos supuestos las empresas dispondrán de un crédito de bonificaciones cuyo importe resultade la multiplicación entre el número de trabajadores de nueva incorporación y la cuantía de 65 euros (garantizándose, en todo caso, el crédito mínimo de bonificación de 420 euros).

Como ya se ha comentado anteriormente, para la financiación de los costes derivados de la formación, anualmente, desde el primer día del año (ejercicio presupuestario) las empresas dispondrán de un «crédito de formación», el cual podrán hacer efectivo mediante bonificaciones en las correspondientes cotizaciones empresariales a la Seguridad Social a medida que se realiza la comunicación de finalización de los cursos.

El importe de este crédito de formación se obtendrá en función de las cuantías ingresadas por cada empresa el año anterior en concepto de cuota de formación profesional y el porcentaje en función de la plantilla de la empresa.

En caso de pertenecer a un grupo de empresas, cada empresa podrá disponer del importe del crédito que corresponda al grupo, con el límite del 100% de lo cotizado por cada una de ellas en concepto de formación profesional. Lo establecido en este párrafo producirá efectos a partir del 1 de enero de 2016.

Asimismo, la Ley de Presupuestos Generales del Estado de cada año podrá establecer un crédito mínimo de formación en función del número de trabajadores que las empresas tengan en sus plantillas, que podrá ser superior a la cuota de formación profesional ingresada por aquellas en el sistema de Seguridad Social. La cantidad para el año 2016 es de 420 euros por empresa.

Formación Programada por las Empresas según la Ley 30/2015

En la formación programada por las empresas,en su mayoría participar los trabajadores asalariados que prestan sus servicios en empresas privadas, y como novedad también podrá aplicarse a los trabajadores de los colectivos cuyo régimen de cotización contemple el pago de cuota por el concepto de formación profesional, para cubrir sus propias necesidades formativas.

Las acciones formativas programadas por las empresas se realizará respetando el derecho de información y consulta de la representación legal de los trabajadores (RLT), a quien se deberá solicitar informe de forma preceptiva, sin perjuicio de la agilidad en el inicio y desarrollo de las acciones formativas.

Las empresas podrán organizar la formación de sus trabajadores por sí mismas, así como impartir la formación empleando para ello medios propios o bien recurriendo a la contratación de aulas, campus, equipos, etc.

Asimismo, las empresas podrán optar por encomendar la organización de la formación a una entidad externa (Entidad Organizadora). En este caso la impartición de la formación se realizará por una entidad formativa acreditada o inscrita en el registro de entidades de formación habilitado por la Administración.

Se considerarán inscritas o acreditadas las entidades homologadas por otras administraciones para impartir formación habilitante para el ejercicio de determinadas actividades profesionales. Ni la actividad de organización ni la de impartición podrán ser objeto de subcontratación.

Como novedad, no se entenderá que se ha encomendado la organización de la formación a una entidad externa (organizadora), cuando la actividad a desempeñar por esta entidad se limite a las funciones de gestión administrativas necesarias para la correcta aplicación de las bonificaciones. Es decir, está permitido contratar a un gestor o mecanizador de datos, sin incurrir en subcontratación.

Las empresas de menos de 50 trabajadores podrán comunicardentro de los primeros meses de cada ejercicio presupuestario, su voluntad de reservar el crédito del ejercicio en curso para acumularlo hasta el crédito de los dos ejercicios siguientes con el objetivo de poder desarrollar acciones formativas de mayor duración o en las que puedan participar más trabajadores. Las cuantías no dispuestas en los últimos meses del año se considerarán desestimadas por las empresas y no podrán recuperarse para ejercicios futuros.

Las empresas de menos de 100 trabajadores podrán, a su vez, agruparse con criterios territoriales o sectoriales con el único objetivo de gestionar de forma conjunta y eficiente sus respectivos créditos de formación. Estas agrupaciones serán gestionadas necesariamente por las Entidades organizadoras.

La cofinanciación queda exenta para las empresas de 1 a 5 trabajadores, indicándose un 5% para las que tienen entre 6 y 9 trabajadores, un 10% a las de 10 a 49 trabajadores, un  20% a las de 50 a 249 trabajadores, y un 40% al resto de empresas.

Se considerarán incluidos en la cofinanciación privada los costes salariales de los trabajadores que reciben formación en la jornada laboral. A estos efectos, sólo podrán tenerse en cuenta las horas de dicha jornada en las que realmente los trabajadores participan en la formación.

Novedades de Otoño en la Formación Programada por las empresas

El Ministerio de Empleo está preparando un nuevo Proyecto de Real Decreto por el que se desarrolla le Ley 30/2015, donde en un borrador se señala algunas novedades como las herramientas para poner en marcha el Catálogo de Especialidades y el Registro Estatal de Entidades de Formación, en algunos casos se puede superar las 8 horas de formación al día (pero siempre inferior a 40 semanales), los tutores de los cursos modalidad elearning deben contar con formación y experiencia verificables en esta modalidad, se puede aceptar grupos de 30 alumnos en formación presencial, etc.

Para el seguimiento y control de los cursos, se entiende por Administración Pública competente, la Comunidad Autónoma donde las empresas que tengan sus centros de trabajo, y el Sepe para las empresas con centros de trabajo en dos o más CCAA. Pero el Sepe con el apoyo técnico de la Fundación Estatal (Tripartita) se encargará del desarrollo y de ejecución de las funciones, y de la implantación del sistema electrónico para la realización de las comunicaciones de inicio y finalización de la formación. Las visitas de seguimiento e inspección aumentarán del 5 al 10%.

La formación programada por las empresas deberá guardar relación con la actividad empresarial y adecuarse a las necesidades formativas reales y de la empresa y sus trabajadores. Estas necesidades formativas podrán ser cubiertas con las acciones formativas programadas por las empresas para sus trabajadores en el marco de este real decreto, incluidas las dirigidas a dar cumplimiento al derecho del trabajador al permiso retribuido de veinte horas anuales de formación profesional para  el empleo. La programación y gestión de estas acciones formativas podrá realizarse por las empresas con la máxima flexibilidad en sus contenidos y el momento de su impartición.

Las empresas de menos de 50 trabajadores podrán comunicar a la Administración competente, durante el primer trimestre del ejercicio en curso, la voluntad de acumular su crédito de formación con el del siguiente o los dos siguientes ejercicios, de forma que el crédito de formación no dispuesto en un ejercicio podrá aplicarse en el siguiente o hasta los dos siguientes, según la voluntad manifestada por la empresa. Las cuantías no dispuestas en el último de los ejercicios mencionados se considerarán desestimadas por las empresas y no podrán recuperarse para ejercicios futuros.

Cuando se trate de un grupo de empresa que opte por la agrupación, cualquier empresa del grupo podrá disponer, además de su crédito de formación, del crédito asignado a otra u otras empresas del grupo, siempre que el total del crédito de formación dispuesto por aquélla no supere el importe cotizado por el empresario y sus trabajadores el año anterior en concepto de cuota de formación profesional.