Trabajar para proyectos

Según el Periódico Cinco Días, en algo menos de cinco años, las organizaciones verán reducidas sus plantillas casi a la mitad de miembros. Las nuevas tecnologías y el cambio de mentalidad propiciarán que gran parte de los trabajadores sean contratados para realizar proyectos concretos, con fecha de inicio, y de caducidad. Un reciente estudio de la compañía de software estadounidense Intuit se atreve a dar cifras concretas. Será el año 2020 cuando el 40% de los equipos de una organización firme un contrato para realizar solo unas tareas determinadas.

Este tipo de contrataciones se traduce, según la consultora de empleo Hays, en varias ventajas para los trabajadores. La flexibilidad horaria, ya que los empleados pueden elegir a sus clientes y las tareas a desempeñar; la posibilidad de aumentar los ingresos al encarrilar diferentes proyectos; y la conciliación laboral y personal, al poder distribuir mejor los tiempos, son las principales.

Pero no solo hay ventajas para el empleado. Las empresas, a su vez, también sacan beneficios de este tipo de contrataciones. “El primero de ellos es contar con la flexibilidad laboral de no tener a todos esos empleados en la plantilla, con el ahorro de costes que ello supone”, explica la directora del HR Center y Club de Benchmarking de recursos humanos de IE Business School, Pilar Rojo. A su vez, puede ser un aliciente para que la productividad de la organización aumente. Philip Moscoso, profesor de dirección de operaciones del IESE, enfatiza en las ventajas que acarrea para un empleado salir de la rutina y no tener un rumbo fijo y continuado, algo que también repercute en sus quehaceres. “Estos métodos obligan a planificar, a hacer balance de costes y de tiempo y, en definitiva, a llevar a cabo labores novedosas”, apunta el docente. No obstante, recalca, no todos los trabajos pueden desarrollarse por proyectos.

Al cambio de cultura laboral se le añaden riesgos

Una de las mayores adversidades a las que se enfrentan las organizaciones al modificar su modelo es el cambio de cultura laboral. Por eso, una de las claves es que cambio sea paulatino, y así pueda ser comprendido por el grueso del equipo.

Sin embargo, existen otros problemas. Los trabajos por proyectos recaen, en muchas ocasiones, en freelances o empleados externos a la plantilla, normalmente expertos en una modalidad, y contratados para ella. Por eso mismo, su disponibilidad nunca está asegurada, “y es posible que cuando se le requiera, no pueda responder la llamada”, explica Pilar Rojo, de IE Business School.

A raíz de esto, surge otro de los principales riesgos para esta docente: “Sacar fuera de la empresa temas estratégicos y metodológicos, que es bueno que se traten dentro”. Por eso, el blindaje ante la fuga de información es otro pilar clave.

Sin embargo, antes de embarcarse en esta metodología, las organizaciones deben realizar una exhaustiva adaptación. “Pasar de trabajar de una forma a otra es un cambio enorme que afecta en todos sus ámbitos a la plantilla”, explica Begoña Puente, profesora de dirección de personas y organizaciones de Esade. “Por ello, la compañía debe estar convencida y dispuesta a llevar a cabo una serie de reformas”. Entre ellas, una de las indispensables es preparar a los profesionales. “Las firmas deben ser conscientes de que es muy complicado empezar a trabajar de una forma nueva”, añade. Para llevar a cabo este proceso de formación, la profesora recomienda solicitar un servicio externo a la organización, ya que, afirma, desde fuera las cosas se ven totalmente diferentes. Un servicio que, casualmente, también es un proyecto.

Por su parte, Philip Moscoso profundiza en la enorme transformación que sufre una empresa cuando inicia este camino. “Además de acostumbrar a los trabajadores a una nueva realidad, trabajar por proyectos obliga a romper las barreras organizacionales y departamentales. Obliga a conectar entre sí a diferentes sectores que nunca antes habían trabajado juntos”. Y es en estos momentos en los que pueden surgir varios obstáculos frutos del cambio.

Estas transformaciones traen consigo la dificultad para la coordinación de tareas y roles. “Pueden darse situaciones de doble dependencia o solapación del trabajo”, explica Rojo. De hecho, muchos jefes o ejecutivos pueden ser reacios a proyectos transversales, “ya que estos pueden llegar a romper o modificar a los componentes de sus equipos”, explica Moscoso. En estos casos, las empresas deben prestar atención por si los beneficios de organizar el trabajo por proyectos, principalmente económicos, desaparecen. “Pueden verse reducidos a la nada debido al esfuerzo adicional que supone coordinar las acciones y los compromisos en tareas normalmente secuenciadas e interrelacionadas”, explica Miguel Ángel Larrinaga, profesor de Deusto Business School.

Cabe mencionar, también, que a todo esto se le añade la dificultad que conlleva buscar profesionales con competencias para el trabajo en equipo. “Más aún teniendo en cuenta que no han tenido tiempo para generar empatía o conocimiento previo de habilidades mutuas”, añade Larrinaga.

Los departamentos de recursos humanos son los que más tienen que exprimirse la cabeza al adoptar estos métodos. “Debido, sobre todo, a la dificultad en el reparto de premios y responsabilidades cuando el proyecto acaba, tanto si lo hace satisfactoria como insatisfactoriamente”, apunta este profesor.

Algunas mejoras del próximo Real Decreto de Formación

El borrador del futuro RD da lugar a equívocos, ya que no distingue entre la formación de carácter reglado, dirigida a la obtención de certificados de profesionalidad o amparada en especialidades formativas; y la formación programada por las empresas. La distinción de uno y otro tipo de formación es fundamental, y no pueda dar lugar a equívocos.

Por ejemplo en un apartado del borrador indica “Cuando la formación se desarrolle en todo o en parte mediante teleformación, esta modalidad de impartición deberá realizarse a través de una plataforma virtual de aprendizaje que posibilite la interactividad de alumnos, tutores y recursos situados en distinto lugar y que asegure la gestión de los contenidos, un proceso de aprendizaje sistematizado para los participantes, su seguimiento continuo y en tiempo real, así como la evaluación de todo el proceso. La impartición deberá contar con una metodología apropiada para esta modalidad, complementada con asistencia tutorial, y deberá cumplir los requisitos de accesibilidad y diseño que se establezcan mediante orden del titular del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Cuando la formación se dirija a la obtención de certificados de profesionalidad, tales requisitos, así como los certificados que se podrán impartir en la modalidad de teleformación, serán los establecidos en la normativa específica reguladora de los mismos”.

No se establece distinción alguna de la modalidad de teleformación según se emplee para un tipo de formación u otro (reglada por especialidades formativas o programada por las empresas). Esto supone que la teleformación se configure como una modalidad que ha de cumplir unos mínimos comunes sobre los que las exigencias de los certificados de profesionalidad podrán ampliar requisitos.

La teleformación no puede ser igual en todas las categorías o modalidades formativas. En especial, en el caso de la formación programada, debe ser la entidad formadora u organizadora la que configure los recursos y establezca la metodología que deba seguirse para alcanzar el fin perseguido. Lo mismo podría decirse para los requisitos de accesibilidad y diseño, aunque con un matiz añadido. Y es que esta cuestión no puede remitirse al desarrollo mediante Orden ministerial.

Por otro lado en se desarrolla el artículo que posibilita a las empresas de menos de 100 trabajadores agruparse entre ellas siguiendo criterios sectoriales o territoriales para gestionar de forma conjunta y eficiente los respectivos créditos de formación. Para estos casos, el Borrador impone la obligación de que una entidad externa actúe como organizadora.

Es cierto que en el ámbito de la formación programada, las entidades beneficiarias de las bonificaciones pueden decidir en algún momento agruparse para optimizar los créditos formativos de que disponen. Pero tenemos que tener en cuenta cuáles son esas entidades externas habilitadas para la organización de la formación pues, las organizaciones sindicales y las estructuras paritarias están incluidas.

Dada la cercanía que existe entre las empresas y las organizaciones sindicales y las estructuras paritarias, la obligación de que una entidad externa (entendiendo como tal a las tasadas en el mismo artículo entre las que se encuentran las meritadas) organice la formación de las agrupaciones de empresas de menos de 100 trabajadores, habida cuenta de la estrecha relación que une a las empresas y las señaladas entidades, supone claramente un posicionamiento ventajoso que las pequeñas entidades dedicadas a la formación programada no podrían afrontar. Es decir, supone otorgar una ventaja competitiva en términos de la legislación de defensa de la competencia, y eventualmente un riesgo de reparto del mercado. Quiere decirse con ello que la obligación de interponer una entidad organizadora y que dicha pueda ser una organización sindical o una estructura paritaria, va a suponer en la realidad que en la inmensa mayoría de los casos sean estas las que organicen la formación en detrimento de las pequeñas y medianas empresas que se dedican en exclusiva a ello.

A lo anterior hemos de sumar la realidad del mercado. El mercado de la formación programada no es un mercado en el que existan grandes alianzas comerciales para la prestación de servicios de formación ligados a las especialidades formativas. Frente a ello, el ámbito de la formación programada el mercado está bastante más fraccionado, siendo este un sector en el que operan una infinita cantidad de pequeñas y medianas empresas y lo hacen de manera individual.

La regulación de las herramientas necesarias para garantizar que no se den las prácticas colusorias que hemos puesto de manifiesto antes deben encontrar acomodo en el articulado del Borrador necesariamente dada la magnitud de los efectos perniciosos que los riesgos señalados suponen.

FUENTE: ASOCIACIÓN AFORMAE

Novedades en el papel de las aseguradoras en los accidentes

El 1 de enero de 2016 entró en vigor la nueva valoración de indemnizaciones de víctimas de accidentes de tráfico, y aunque la norma se refiere a accidentes de circulación, la jurisprudencia sostiene que estos baremos son aplicables, de forma orientativa, a otros ámbitos en los que se produzcan daños indemnizables a las personas, como es el caso de los actos médicos y los accidentes de trabajo.

Los perjudicados por accidentes de circulación también podrán contar desde el 1 de enero con informes periciales gratuitos de los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses en los casos de reclamaciones extrajudiciales.

Algunas novedades son la inclusión de los nuevos modelos familiares presentes en la sociedad actual (entre los que se incluyen parejas de hecho; posibles cónyuges e hijos anteriores), la consideración de las amas de casa o que las aseguradoras tendrán que pagar a la sanidad pública los gastos médicos de por vida que necesite un lesionado por accidente de tráfico.

En cuanto a la novedad la inclusión de las amas de casa, si sufren un accidente, sus familiares recibirán una compensación equivalente al de una persona que recibe el salario mínimo interprofesional.

Serán las aseguradoras quienes se ocupen de los tratamientos de la víctima de un accidente de por vida. Hasta ahora, sólo se ocupaban hasta el día de su curación o en el que finalizan las secuelas. Del mismo modo, existe la posibilidad de que, ante una accidente de tráfico, el perjudicado perciba la indemnización en forma de renta vitalicia en lugar de en un único pago, sobre todo, en los casos de menores o personas declaradas incapaces en que el juez lo estime necesario para proteger mejor sus intereses.

Programa de iniciativa para el empleo y la cualificación joven de Castilla La Mancha

Las entidades y personas beneficiarias del Plan son las siguientes:

Podrán ser beneficiarias de estas ayudas las empresas, ya sean personas físicas o jurídicas, las sociedades laborales o cooperativas, las comunidades de bienes, las sociedades civiles y las entidades sin ánimo de lucro que realicen contrataciones de trabajadores con las condiciones establecidas en el presente decreto.

Por el contrario, no podrán ser beneficiarias de estas ayudas:

a)   La Administración General del Estado la Administración General del Estado, así como las Administraciones Autonómicas y las Entidades Locales y sus organismos públicos.

b)    Cualquier otra entidad de derecho público.

Son requisitos comunes para las líneas de subvención:

a) Hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social, o en su caso en la Mutualidad de Previsión Social correspondiente, así como encontrarse al corriente en el pago de obligaciones por reintegro de subvenciones públicas.

b) No estar incursa la persona física, los administradores de las sociedades mercantiles o aquéllos que ostenten la representación legal de otras personas jurídicas, en ninguno de los supuestos de incompatibilidad que contempla la Ley 11/2003, de 25 de septiembre, del Gobierno y del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha, o en aquellos regulados en la legislación electoral de aplicación.

d) Disponer de un plan de prevención de riesgos laborales, conforme a la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales.

e) No haber sido sancionadas, en virtud de resolución administrativa o sentencia judicial firme, por la comisión de infracciones graves o muy graves en materia de prevención de riesgos laborales en el año anterior a la solicitud.

f) No haber realizado extinciones de contratos de trabajo por causas objetivas o por despidos disciplinarios que hayan sido unos u otros declarados judicialmente o reconocidos por el empresario ante el servicio de mediación arbitraje y conciliación, como improcedentes, así como no haber realizado despidos colectivos, suspensiones de contratos o reducciones de jornada en los supuestos contemplados por los artículos 51 y 47 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, en el plazo de los seis meses anteriores a la celebración del contrato por el que se solicita ayuda.

Obligaciones de las entidades y personas beneficiarias.

Son obligaciones de las entidades y personas beneficiarias las siguientes:

a) Que el puesto de trabajo objeto de subvención se genere en el territorio de Castilla-La Mancha.

b) Cumplir el objetivo, ejecutar el proyecto, realizar la actividad o adoptar el comportamiento que fundamenta la concesión de la subvención.

c) Justificar ante el órgano competente el cumplimiento de los requisitos y condiciones, así como la realización de la actividad y el cumplimiento de la finalidad que determine la concesión de la subvención.

d) Someterse a las actuaciones de comprobación, a efectuar por el órgano concedente, así como cualesquiera otras de comprobación y control financiero que puedan realizar los órganos de control competentes.

e) Comunicar al órgano concedente otras subvenciones, ayudas, ingresos y recursos que financien las actividades subvencionadas, procedentes de cualesquiera Administraciones o entes públicos o privados, nacionales, de la Unión Europea o de organismos internacionales. Dicha comunicación, deberá efectuarse tan pronto como se conozca, y en todo caso, con anterioridad a la justificación de la aplicación dada a los fondos percibidos.

f) Comunicar al órgano concedente en un plazo no superior a 30 días, cualquier modificación que se produzca respecto a los datos identificativos o a las circunstancias tenidas en cuenta en el momento de la concesión, así como de los compromisos y obligaciones asumidas por el beneficiario.

g) Proceder al reintegro de los fondos percibidos en los supuestos contemplados en el artículo 37 de la Ley 38/2003,

h) Aportar cuanta información se le solicite en temas de proceso de aprendizaje, formación, prácticas y cualificación de las personas contratadas.

Tipología de plataformas virtuales de formación

Existen en el mercado dos tipos de plataformas tecnológicas: las de software libre y las de software propietario (o también conocidas como comerciales) las cuales se diferencian por aspectos tecnológicos, comerciales y de utilización:

Características de las plataformas de software libre:

  • Bajo coste de adquisición. La plataforma se descarga gratuitamente. No obstante no son totalmente gratuitas porque se necesitan conocimientos técnicos para adaptarla a las necesidades de la empresa, lo cual implica el trabajo de profesionales especializados, a los que hay que pagar sus servicios.
  • Están desarrollas bajo la tecnología libre Es decir, Linux como sistema operativo, Apache como servidor web, MySql como base de datos y Perl, PHP o Python como lenguajes de programación.
  • Permiten el acceso al código fuente con lo cual se tiene la posibilidad de modificarla y adaptarla a las necesidades y redistribuir el producto. Al ser accesible el código la empresa cliente puede llevar a cabo modificaciones que permitan ajustar la plataforma a sus necesidades.
  • Suelen estar respaldadas por una importante comunidad de usuarios que constantemente la están testando, esto hace que los fallos se identifiquen y resuelvan con rapidez.
  • Como desventaja, destacar que no tienen garantía proveniente del autor.

Características de las plataformas propietarias:

  • No permiten el acceso al código fuente o se encuentra restringido, por lo que no se pueden modificar libremente, además no se puede redistribuir puesto que tienen todos los derechos reservados.
  • Las empresas productoras de software propietario por lo general tienen departamentos de control de calidad que llevan a cabo muchas pruebas sobre el software que producen.
  • Estas empresas destinan muchos recursos a la investigación y disponen de personal altamente capacitado. Se tienen contratados profesionales programadores muy cualificados y con mucha experiencia.
  • La compañía propietaria ofrece todos los servicios que necesita la clientela para que ésta empiece a usar la aplicación. Servicios como infraestructura y formación, por lo que no se requieren especiales conocimientos.
  • El usuario no tiene la posibilidad de modificar la plataforma y adaptarla a sus necesidades de un modo independiente, esto genera una dependencia del propietario de la aplicación que le cobrará por cada adaptación que realice.
  • Descontinuación de una línea de software. Si una compañía fabricante de software es comprada por otra más poderosa, es probable que esa línea de software quede descontinuada y nunca más vuelva a tener una modificación.

Entrevista a Eva Miguel - Grupo Innopulse

¿Qué servicios o líneas de negocio dispone vuestra empresa?

El grupo Innopulse está formado por varias marcas que abarcan marketing online, desarrollo de tecnologías móviles, software y plataformas online de gestión e impartición de formación y orientación laboral (Iformalia).

Iformalia ofrece soluciones adaptadas a los requisitos establecidos por los órganos públicos para la formación subvencionada (continua de oferta) y bonificada, tanto Servicio Público de Empleo (SEPE) como Fundación Tripartita (FTFE).

¿Qué necesidades satisface vuestra empresa a las Entidades de Formación?

Ofrecemos una solución completa, especializada para dichas entidades, tanto en la vertiente organizativa como formativa y de orientación. Es una solución permanentemente adaptada a la legislación ya que permite, entre otras, la generación automática de los informes mensuales y anuales obligatorios en caso de formación bonificada y subvencionada.

Nuestro último desarrollo va a permitir el aprovechamiento de WhatsApp en nuestras plataformas de formación, aumentando de este modo, las funcionalidades y la comunicación de los usuarios.

¿Qué ventajas ofrecen a los Centros de Estudios y Academias?

Nuestra empresa ofrece un software específico de formación, en el que no sólo incluye la gestión de la misma, sino que cuenta con una plataforma e-learning completa.

Nuestras plataformas tienen un gran diseño y usabilidad que permiten el acceso desde cualquier dispositivo, por lo que los usuarios tendrán mayor facilidad de uso y participación.

Como se ha dicho anteriormente, contamos  con un nuevo módulo que integra WhatsApp en la plataforma, el cual favorecerá la comunicación entre usuarios.

¿Con qué ventajas puede contar un cliente que elija su entidad frente a los competidores?

Nuestra trayectoria en el mercado nos ha permitido ganar conocimiento, experiencia y un alto nivel de especialización y profesionalidad que se transmiten en la solución que ofrecemos. Proporcionamos productos innovadores, usables y accesibles que facilitan el uso de los mismos, haciendo que el trabajo sea más productivo y eficaz.

Nuestro software permite al usuario administrar tanto la impartición de la formación y la orientación como la gestión de la entidad con una única solución perfectamente sincronizada, aumentando así la eficacia y eficiencia del personal.

Si así lo solicita el cliente, nuestro software permite la personalización del mismo según las necesidades y requisitos, a la vez que se adapta a la normativa. También existe la posibilidad de integrar ERPs específicos que se utilicen en el centro en nuestra solución.

Además, los tiempos de implantación son menores a un mes, lo que agiliza mucho el proceso de adaptación de los empleados.

Por otro lado, ofrecemos un precio competitivo y asequible a todo tipo de empresas.

Ya han confiado en nosotros entidades como Adecco, San Román, Grupo Norte, CCOO, entre otros.


¿Qué proyectos o nuevas líneas de negocio tiene previsto para los próximos meses?

Actualmente, contamos con un software específico para la gestión integral de las Agencias de Colocación, con el que se puede administrar tanto la orientación como la formación  y empleo además de la generación automática de informes obligatorios para el SEPE.

También disponemos de plataformas para Certificados de Profesionalidad y para la formación bonificada, siempre adaptándolas a las necesidades y normativa que cada modalidad requiere.

En estos momentos estamos lanzando una plataforma que contiene un módulo donde aprovecharemos las ventajas de WhatsApp para mejorar y facilitar la comunicación entre usuarios de nuestras plataformas.

También estamos desarrollando nuevos contenidos de aprendizaje basados en la integración en dispositivos tipo GoogleGlass.