LA EVALUACIÓN EN LA MODALIDAD TELEFORMACIÓN

Características de la modalidad elearning (online).

La evaluación en general es una actividad constante y continua que tiene como misión especial recoger información sobre el proceso en su conjunto para ayudar a mejorar los contenidos, las técnicas de aprendizaje, los recursos, los métodos, etc. La evaluación debe servir de ayuda para elevar la calidad del aprendizaje y aumentar el rendimiento de los alumnos.

El proceso de evaluación no sólo consiste en calificar al alumno para certificar el nivel de conocimientos adquirido a lo largo de todo el proceso, sino que también se evalúa para ofrecerle una retroali-mentación sobre su aprendizaje, para que los docentes conozcan la efectividad de su actuación, para certificar los resultados, para evaluar la calidad de la metodología empleada, etc. Más información en www.aenoa.com.

Para evaluar al alumno, por un lado, se puede evaluar su asistencia o participación conociendo el número de accesos, el tiempo empleado por los diferentes participantes de la acción formativa o in-tervenciones en los foros. De este modo puede servir para justificar las horas lectivas del curso. Por otro lado, se puede analizar los conocimientos a través de técnicas e instrumentos de evaluación como las autoevaluaciones, ejercicios, exámenes, supuestos prácticos, casos reales, etc.

En función de la naturaleza del curso y los objetivos planteados, se determina y diseña el tipo de prueba de evaluación más idóneo a utilizar. Así, se puede tener cursos en los que se incluyen pruebas de conocimientos (cuestionarios de preguntas abiertas o cerradas, tipo test), pruebas situacionales o de simulación (juego de roles, estudio de casos…) u otros tipos de pruebas de evaluación (discusiones en grupo, observación directa, etc.)

A la hora de evaluar un curso online se debe considerar el nivel de aprendizaje alcanzado por el alumno en base a los materiales ofrecidos, el diseño de cada módulo formativo, la gestión del tutor, la retroalimentación de las actividades presentadas, etc.


Los aprendizajes obtenidos con contenidos educativos digitales se deben evaluar con la misma minuciosidad que los conseguidos con otros procedimientos más tradicionales, los criterios de evaluación no tienen por qué ser distintos en uno y otro caso. Pero tan importante como el qué evaluar, es cómo evaluar, cómo debe ser recogida la información y qué instrumentos de evaluación se emplean.


Las técnicas de evaluación que se utilizan en elearning dependen de lo que se quiera evaluar, variarán según se desee obtener información sobre el grado de adquisición de conocimientos y habilidades, o bien sobre la implicación, participación y actividad desarrollada por el alumno durante la acción formativa. Información completa en www.formacionprogramada.net.

Con respecto a la evaluación de los conocimientos adquiridos, las pruebas objetivas se presentan como una de las opciones más utilizadas. Dentro de éstas existen diferentes alternativas:

 Preguntas de elección múltiple: se presenta un enunciado y una serie de opciones entre las que se encuentra la respuesta correcta.

 Preguntas de respuesta breve: plantear una pregunta que puede contestarse con pocas palabras.

 Preguntas abiertas o de desarrollo: desarrollo de un tema o concepto por parte del estudiante.

 Resolución de casos prácticos.

 Preguntas de verdadero-falso.

 Asociar parejas.

 Rellenar huecos.

 Clasificar.

 Ordenar o identificar.

 Juegos como crucigramas, sopa de letras, puzles, etc.


En cuanto a la evaluación de actitudes se pueden utilizar los recursos que poseen las plataformas para obtener información sobre la actividad que el alumno realiza durante el transcurso de la acción formativa. Las plataformas tecnológicas de teleformación permiten contar en todo momento con variada información sobre la actividad que el alumno realiza durante todo el proceso. Esta actividad queda registrada y se configura como la información que se puede utilizar para la evaluación.


Para evaluar las actitudes se suele utilizar:

 Correo electrónico: puede utilizarse para expresar el resultado de búsquedas bibliográficas, resolución de un caso o problema planteado por el formador, etc.

 Chat: posee un alto potencial para el intercambio de ideas, discusión y debate, aportaciones individuales, defensa y argumentación. Es una buena herramienta para la evaluación tanto de los aprendizajes como de las actitudes.

 Foros de discusión: las mismas posibilidades que el Chat pero con un carácter asincrónico.

 Espacios compartidos para trabajo colaborativo: por ejemplo las pizarras electrónicas, las wikis, los blogs, etc. Facilitan la publicación de los trabajos de los grupos para que puedan ser seguidos por los demás compañeros.

 Redacción escrita, resolución de problemas, dinámicas de grupo, representación de roles, caso práctico, supuesto práctico final del curso, etc., son otros medios de evaluación subjetiva.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar